Telecomunicaciones Móviles en 3T-2018: Ingresos en Ascenso

Durante el tercer trimestre del 2018 (3T-2018), el segmento de telecomunicaciones móviles continuó su dinámica de ascenso en ingresos, al registrar un incremento de 10.4% respecto al mismo periodo de 2017. De manera acumulada, en los primeros nueve meses de 2018 alcanzó un crecimiento anual de 9.7%.

Estos resultados son producto de un marcado crecimiento en el consumo de servicios, así como de una incesante contratación de nuevas líneas. Asimismo, el gasto promedio por usuario mantuvo su trayectoria constante con indicios alcistas en el largo plazo. De continuar la tendencia actual, el segmento podría alcanzar su mayor ritmo de crecimiento en el último lustro.

Ingresos: Trayectoria al Alza

Los ingresos del mercado móvil ascendieron a $71,186 millones de pesos, cifra que representa un crecimiento anual de 10.6%. Este trimestre es el segundo del año que presenta tasas de dos dígitos, atribuible principalmente a la expansión de la base de suscriptores, específicamente los de postpago, así como al incremento en el consumo de datos y servicios de valor agregado.

En su desagregación por componente destaca que la venta de servicios alcanzó un valor de $47,701 millones de pesos, lo que representa un crecimiento anual de 2.8%, impulsado principalmente por el creciente consumo de datos móviles. A su vez, los ingresos correspondientes a la venta de equipos contabilizaron $23,552 millones de pesos, con un manifiesto incremento de 30.5% con respecto al 3T-2017. Esto último es producto tanto del alza en el costo de los Smartphones como de la disminución de subsidios.

Ingresos de Telecomunicaciones Móviles

(Miles de Millones de Pesos y Crecimiento Anual, %)

  Fuente:  The Competitive Intelligence Unit con Información de los operadores

Fuente: The Competitive Intelligence Unit con Información de los operadores

En su dinámica por operador, Telcel obtuvo ingresos por $50,555 millones de pesos, un aumento de 15.0% con respecto a lo reportado durante el 3T-2017, explicado por el crecimiento de 9.5% en el componente de servicios y 25.9% en equipos. A partir de ello, el operador registró un aumento de en su participación de ingresos del mercado, al pasar de generar 68.2% del total del segmento en el 3T-2017 a alcanzar una ponderación de 71.0% en el 3T-2018, un aumento de 2.8 puntos porcentuales (pp) en un año.

Por su parte, Movistar suma ingresos por $6,448 millones de pesos, una reducción de 8.5% año con año, mientras que AT&T logró aumentar 5.1% sus ingresos, al alcanzar $13,882 millones de pesos. Finalmente, los Operadores Móviles Virtuales (OMV) registraron ingresos por $302 millones de pesos, con lo que apenas consiguieron una participación de 0.4% del mercado.

ARPU: Desempeño Estable

Al tercer trimestre del 2018, el ARPU móvil registró un nivel de $128.6 pesos, lo que representa una disminución anual de 4.0%, pero sólo una disminución de 20 centavos respecto al trimestre anterior.

ARPU de Telecomunicaciones Móviles

  Fuente:  The Competitive Intelligence Unit

Fuente: The Competitive Intelligence Unit

Como se puede observar en el gráfico, el ARPU pasó de registrar una trayectoria de franco descenso al comienzo de 2018, a colocarse en un nivel estable en $129 pesos en el 3T-2018. Esta tendencia del ARPU es atribuible al incremento en usuarios y consumo de servicios que ha compensado la disminución de precios.

Mercado Móvil en Ascenso

Medido en ingresos, 2018 se ha caracterizado por ser un año de expansión, al registrar tasas de crecimiento que no se habían alcanzado en más de un lustro. No obstante, existen diversos factores relevantes en los que se debe poner énfasis para asegurar la permanencia de este crecimiento permanezca para los siguientes periodos.

En primer lugar, se requiere impulsar los ingresos provenientes por servicios, ya que estos no han mostrado el mismo dinamismo generado por la venta de equipos. Su crecimiento extraordinario no es sostenible, por lo que debe ser seguido por ofertas comerciales que se apoyen en la creciente demanda de datos y por servicios de valor agregado.

Asimismo, es menester la gestación de un ecosistema más competitivo, ya que el operador preponderante todavía ostenta siete de cada diez pesos generados en este segmento. La implementación de las medidas de preponderancia no ha sido efectiva, por lo que no se han podido subsanar las fallas de mercado que proveen ventajas competitivas al operador preponderante vía las economías de red y alcance que resultan de una mayor base de suscriptores.

Por último, el pago de derechos por el uso de espectro radioeléctrico debe servir al propósito de detonar la democratización de la conectividad en México y no debe constituir una carga onerosa en la operación de las empresas de telecomunicaciones. Con ello, se podrá expandir, con prontitud, las redes de nueva generación y así, la provisión de mejores servicios de conectividad, incluso en las localidades de escaso acceso.

 

The CIU