Equidad de Género en Acceso a Internet

En el marco del próximo Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), vale la pena recordar el rol transformador de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en el ámbito de la equidad de género. Estas tecnologías se constituyen como una herramienta clave para la consecución de la igualdad de género y, en particular, para promover el empoderamiento de las mujeres.

Ello, a partir de encontrar condiciones similares en el acceso y oportunidades de aprovechamiento homogéneas con respecto al género opuesto.

Este es el caso de México, en el que año con año se evoca que en términos de acceso a conectividad no existe una diferencia significativa entre hombres y mujeres.

Adopción de Conectividad

La adopción de servicios y dispositivos de conectividad registran una senda incesante hacia su plena democratización en México y por supuesto, las mujeres participan de esta trayectoria.

Al mismo tiempo que las capacidades de conectividad y productividad han aumentado, las tarifas de internet siguen una tendencia secular a la baja, se ha alcanzado una masificación de dispositivos conectados, se han diversificado las aplicaciones y perfeccionado las habilidades digitales; la brecha de género en el acceso a las TIC prácticamente se ha erradicado.

Es así como, de acuerdo con INEGI con información de su Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2017, las usuarias de internet (36.3 millones) representan una razón de 50.8% entre el total, mientras que los usuarios del sexo masculino el 49.2% restante. Ello implica que 65.6 de cada 100 hombres de seis años o más son internautas, mientras que 63.8 de cada 100 mujeres en referido rango de edades son usuarias de internet, un nivel cada vez más cercano a aquellos.

Dispositivos y Conectividad

En la adopción de dispositivos de conectividad, encontramos que, al finalizar 2017, 84.5% de las mujeres usuarias de telefonía móvil poseen un Smartphone, 5 puntos porcentuales menor a la adopción registrada en hombres, de acuerdo con The Competitive Intelligence Unit.

En cuanto al acceso a tabletas, 21.5% de las mujeres cuenta con uno de estos equipos, cifra ligeramente menor a la razón de 25.0% registrada en hombres.

La tenencia homogénea o acceso igualitario a estos dispositivos de conectividad habilita las mismas oportunidades de acceso a herramientas de información, comunicación, educación, salud y entretenimiento para mujeres y hombres.

Acceso de las Mujeres a las TIC

 
  Fuente:  The Competitive Intelligence Unit con información de ENDUTIH (INEGI)

Fuente: The Competitive Intelligence Unit con información de ENDUTIH (INEGI)

 

Aplicaciones de Conectividad y Productividad

El incremento en el uso de equipos de conectividad ha resultado consecuentemente en un creciente uso efectivo de internet móvil. De tal manera que 53.5% de las mujeres internautas cuentan con un acceso a Banda Ancha Móvil para mantener una conexión ubicua y permanente a internet. La adopción del servicio de conectividad móvil ha detonado también una intensificación en el uso de aplicaciones de mensajería instantánea, tal que, entre los principales usos de la BAM en las mujeres, destacan: chatear (92% de las mujeres) y revisar redes sociales (80%). Por debajo de estas actividades en dispositivos de conectividad se encuentra: realizar búsquedas (51%), leer noticias (39%) y revisar su e-mail (35%).

Pero el uso de esta tecnología no concluye únicamente en comunicación, acceso a información y entretenimiento, sino que ha comenzado a permear en el uso de herramientas de productividad de asistencia en el trabajo. Así, 14% de las mujeres usuarias de BAM actualmente utilizan el servicio para realizar actividades laborales.

Usos de BAM entre las Mujeres

 
  Fuente:  The Competitive Intelligence Unit

Fuente: The Competitive Intelligence Unit

 

La inserción de la tecnología en el mundo laboral ha facilitado un incremento en la productividad para las mujeres y ha ampliado sus posibilidades de entrada a este mercado. Las mujeres ahora tienen la oportunidad de conectarse desde su hogar y flexibilizar sus horarios gracias a las TIC, lo cual resulta benéfico para las madres trabajadoras y sus familias. Las TIC han reducido el costo de oportunidad por trabajar al que se enfrentan las madres, han mejorado su posicionamiento laboral, y consecuentemente, sus oportunidades de ingreso.

El ámbito laboral no es el único que se ha vuelto más inclusivo debido a estas tecnologías, puesto que también han permitido a las mujeres ser agentes de cambio en su entorno social a través del ciberactivismo. Esto ha sido particularmente importante en los levantamientos civiles del norte de África y Medio Oriente y el movimiento global de denuncia de acoso y violencia sexual en contra de las mujeres (#MeToo), en los a partir del acceso igualitario a internet y a las redes sociales se constituyeron plataformas para la expresión de opiniones políticas y para la denuncia de injusticias sociales.

 

Comercio Electrónico

Asimismo, las condiciones de acceso a herramientas de conectividad han impulsado el uso de plataformas de comercio en línea o electrónico. Al cierre de 2017, 79.0% de las mujeres internautas han realizado alguna compra en estas, casi en la misma proporción que los hombres (81.3%) es decir, al menos 58.5 millones de mexicanas han realizado alguna transacción monetaria en internet desde su smartphone, tableta, computadora, consola de videojuegos u otro dispositivo de conectividad.

Estas compras van desde la compra de ropa/accesorios (35%), boletos para viajar (25%) y pago de suscripciones de servicios digitales (23%), hasta la compra de productos electrónicos (12%).

 

La adopción de TIC registra un entorno de equidad de género, es decir que tanto mujeres como hombres tienen las mismas oportunidades para acceder a las aplicaciones y beneficios de internet. De manera que se sienta un precedente para provocar el cierre o eliminación de brechas desde otros ámbitos, por ejemplo, en el acceso a la educación y niveles de ingreso.

Si bien se registran diferencias en torno a los hábitos de su uso y aprovechamiento, el aumento de la presencia de las TIC en la vida de las mujeres es un hecho muy positivo en la erradicación de brechas de género, puesto que habilita una oportunidad inclusiva para mejorar la calidad de vida de la población en su conjunto de nuestro país.

 

“We´ve collectively created a world in which what every person imagines, believes, and aspires to matters more than ever, because they can now act on their imaginations, beliefs, and aspirations so much faster, deeper, cheaper and wider than ever before.”
Thomas L. Friedman
Jacqueline Hernández